#495. Ferrari


17 comentaris:

  1. Bufff, tu comienzas con una foto oscura, en un sentido diferente a las mías, pero oscura al fin y al cabo, y triste. Pero es que además el detalle de que opulencia rodea a este pobre hombre. El detalle del hombre del traje, con el móvil de última generación por delante es clave. Muy buena si señor. Un tanto diferente a lo que nos enseñabas últimamente, aquí no hay juegos de luz. Te echaba de menos, je, je.

    ResponElimina
    Respostes
    1. La opulencia y la miseria conviven en las grandes ciudades, no es nuevo, pero me violenta, y si uno va con una cámara, no puedo evitarlo, es mi pequeña denuncia del estado de cosas que nos rodea.
      Entre el ja ja, y el ju ju, hay dolor y lágrimas. El periodista escribe una columna y lo denuncia, el fotógrafo, simplemente, hace una foto.
      Gracias, José Antonio, yo también te echaba de menos.

      Elimina
  2. Comences la temporada amb una foto punyent i reivindicativa, d'aquelles que et deixen mal regust de boca, però que n'has d'acceptar la vàlua. Trobo especialment feridor el títol que has triat: molt encertat.

    Aquesta és una temàtica a la que no ens tens molt acostumats i que particularment aprecio molt. Dígue'm ingenu, però penso que és una bona eina que tenim els fotògrafs per aportar el nostre granet de sorra en la lluita contra les misèries de la nostra societat.

    Com en José Antonio, jo també trobava a faltar les teves imatges i els seus sempre encertats comentaris. Un bon descans però, sempre és bo per a recarregar energies!

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gràcies, Ferran. És cert el que dius, de vegades penso que fem el tipus de foto que fem, quan tenim l'oportunitat, tindriem que fer fotos com aquesta, penso que és una manera de tocar de peus a terra, és com una obligació de reflexar l'humillació d'uns vers altres, de denunciar l'extrema diferència de poder adquisitiu, que els poderosos s'esforcen en considerar normal.

      Elimina
  3. Ramón, me alegro de tu vuelta. Lo haces dando un puñetazo encima de la mesa...ese momento triste del "desamparado" del mundo y el coche de lujo rojo frente a él. Que cosas!
    Un abrazo
    Agustín.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muchas gracias, Agustín.
      El desamparado, como dices, busca refugio en un libro, los otros dos, en bienes. Tremenda lección.
      Un abrazo.

      Elimina
  4. Bueno, por fin vais volviendo, esto estaba muy aburrido Ramón. Me alegro mucho de tu vuelta y de qué manera, a lo grande. Una foto escandalosamente cierta, la de las desigualdades sociales en una sola imagen. Tremenda, espectacular.

    Feliz regreso.

    Abrazos.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Las vacaciones estivales, son también, un tiempo para airearse de todo.

      Gracias, Enrique. Un abrazo.

      Elimina
  5. Tractes un tema que en altres fotos teves he vst d'una manera molt més intuitiva, gairebé quan un té la predisposició a veure-ho. Aquí el missatge és ben clar. L'home jeu al terra apartat del món, amb la mirada perduda cap al terra, i empresonat entre signes d'opulència... Una foto dura, malgrat l'alegria del color...

    ResponElimina
    Respostes
    1. Quan fas una foto, crec, que intentes reflexar més el que sens que el que veus, possiblement per això de vegades una foto és més explicita que altres, a ulls dels qui la contemplen.

      Elimina
  6. Caramba, ¡qué foto! La gran fuerza visual del automóvil rojo, en línea con el elegante traje azul de directivo-ejecutivo con smartphone en mano, rota por ese hombre que, tirado más que sentado, en el suelo pide limosna. Una foto de denuncia que no tiene desperdicio...
    Un abrazo y bienvenido.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Por cierto, Ramón, quería preguntarte por la estanqueidad a la humedad y al polvo de la Fuji Xt 10. Los resultados ya veo que son excelentes.
      Un abrazo,

      Elimina
    2. Hola Miguel, gracias por tu comentario, aunque de hecho, el hombre no pedía limosna, simplemente leía un libro. (?)

      Estas vacaciones la XT10 ha ido conmigo a todas partes, en plena naturaleza, de la mochila a la parte trasera del coche, sin demasiadas contemplaciones, y ha respondido perfectamente. solo un pincel de cerdas muy suaves para el objetivo.
      Aunque la XT-10, no está construida con estanqueidad de agua y polvo. La XT1, si lo está, es un 95% igual que la XT-10, pero con un tamaño ligeramente mayor, y mayor precio.
      Como siempre la elección de una u otra, va en función de necesidades y gustos.

      Un abrazo.

      Elimina
    3. GBracias, Ramón. Un abrazo,

      Elimina
  7. Esta imagen sería una más (y todas son necesarias) de las que muestran las desigualdades que deshumanizan nuestra sociedad. Pero el detalle apenas entrevisto (y por eso más significativo) del hombre trajeado y con el móvil (bien sujeto) en la mano, le dan a la foto el plus de desasosiego preciso para que un pequeño (o no tanto) escalofrío nos recorra y más allá del escándalo moral nos conmueva también en lo emocional.

    Un abrazo, Ramón, y gracias por volver.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Si, en cierto modo, la mano que sujeta al móvil, nos acerca mas a nuestra realidad, podríamos ser uno cualquiera de nosotros, con o sin traje, mientras a nuestro lado, vive la opulencia y la miseria, en el mismo plano de tiempo, pero distinto en lo existencial.

      Gracias a ti, Xuan. Un abrazo.

      Elimina
  8. Unos tanto y otros tan poco, una buena foto denuncia.

    ResponElimina

Toggle menu