#515


12 comentaris:

  1. Je, je, que foto más diferente a todo lo que que nos sueles presentar por aquí. No recuerdo ninguna foto tuya parecida por aquí. No se si te referirías a esta foto hace unos días cuando decías que habías realizado una foto que te convencía. A mi la foto no me desagrada, yo mismo a lo mejor la hubiera mostrado, pero en tu caso, tu que te pones un nivel de exigencia, no acabo de ver el poco a sido una de las que nos muestras de entre las que hay en tus colecciones de fotos posibles para mostrar. Me encantaría que no los contases porque seguro que se me escapa algo que ahora mismo no se ver. Porque tu siempre nos muestras fotos con detalles compositivos o formales que se me escapan. Desde luego sería una magnífica foto en el sentido en el que salvaste mi última foto mediocre, la de los perros. Tu foto tiene un valor documental impresionante. Dentro de unos años, cuando ya no existan las revistas en papel, esta foto tendrá un verdadero valor documental. A parte de eso la estanteri me hace ver una especie de división en la foto en seis trozos, exactamente como si quisieramos mostrar la regla de los tercios y trazásemos las líneas sobre la foto. También veo la coincidencia del color de las patillas de las gafas con el color de las revistas que hay justo detrás. Un detalle divertido de la foto son los dos muñecos (rosa y azul) que se esconden entre tanta revista y juguetes. Bueno Ramón, a lo mejor he sido muy duro, pero tengo mucha curiosidad por saber que es lo que más te ha atraído a ti de tu foto. Para aprender, por supuesto.

    ResponElimina
    Respostes
    1. No, no se trata de la foto que te comenté. Esta la realicé anteayer, y si, es absolutamente distinta a las que suelo hacer, pero bueno intentar hacer cosas distintas también forma parte del juego fotográfico.
      Mal si una foto hay que explicarla, señal de que no está "redonda" del todo, y posiblemente este sea el caso, pero me gustó, si no no la hubiera mostrado, como todos.
      Creo que la clave, es la iluminación plana como bien dice Manel, no estoy seguro, pero a mi me atrae. Me recordó una foto de Harry Gruyaert, que hizo a un hombre de espaldas en un mercado de París, aunque en su caso, el sol daba de lleno con el ángulo suficiente para que el hombre proyectara su sombra en los sobres de semillas (en lugar de revistas). Ya ves, una vez mas se trata de una foto emocional, para mi e imposible de transmitir a quienes la contemplais, que veis lo que veis, sin más.
      De todos modos, no hacer la foto me parecería imposible, el tremendo contraste entre el contenido de la exposición de revistas, y el hombre con este atuendo tan poco corriente y colorista era como para registrar un documento de la ciudad.

      Elimina
  2. Bona mostra del concepte "horror vacui", deu n'hi do...

    La il.luminació es tan plana, dura i direccional que fins i tot sembla venir d'un flaix a la càmara.

    Una abraçada Ramon.

    ResponElimina
  3. Un caos perfectamente orquestado con el fondo del kiosko de prensa. El aspecto del hombre resulta tan llamativo que me encantaría verle la cara.

    Buen finde, Ramón.

    ResponElimina
  4. Me pasa como a Chapi. Un mundo lleno de rostros que nos miran precisamente a nosotros, lleno de ofertas inaplazables...y el rostro que nos importa, ese precisamente se nos niega.

    Un abrazo.

    ResponElimina
  5. Genial. Ahora nos toca discriminar ante tanta imagen revistera y ruido cromático de los magazines.
    Buen ejercicio. Me gusta la denuncia crítica
    Un abrazo

    ResponElimina
  6. A mí me gustan las imágenes en que aparecen carteles, revistas, anuncios, rótulos... Es como si conectaras la imagen con el instante temporal e histórico en que está hecha, y, como dice, José Antonio, dentro de unos años se convertirá en un documento relevante. Yo utilizo los carteles de las campañas electorales con el mismo objetivo. Le aporta un doble contenido temporal.

    Así tu imagen es un testimonio de los iconos de nuestro tiempo, las revistas femeninas con sus chicas "in", las publicaciones sobre Barcelona y las publicaciones que incluyen coches y demás. Delante un observador que mira el quiosco. Podemos ser nosotros. Destaca su colorido, su patín, su gorro, su cabello blanco... Un estallido de color. De tanto mirarla, ya me gusta pero la primera impresión ha sido la de sentir un exceso de color y que necesitara remansarme en algo más suave y tenue.

    Efectivamente, es un documento de la ciudad. Con la carga emocional que solo sabes tú que tiene.

    ResponElimina
  7. Una foto llena de información, aunque cuando la vez es totalmente caótica. Fotón.

    ResponElimina
  8. Veig quant em queda per aprendre, amb fotos així... no hauria mi pensat a treure la càmera, però després veig el resultat i m'atrau.

    ResponElimina

  9. Me sorprende. Es una foto muy aleja de tu estilo habitual. Posiblemente sea una de tus fotos que más sorprendan y obliguen a encontrar el juego que da. Obviamente, el centro de interés está en la mirada que no vemos, que es la que si sabe cual es su interés al detenerse delante del quiosco.

    un abrazo

    · LMA · & · CR ·

    ResponElimina
  10. Gracias a todos por vuestros comentarios.
    Saludos.

    ResponElimina
  11. Tras el primer vistazo inicial, la verdad es que no la encuentro tan alejada de tus trabajos más habituales. De hecho has desarrollado un modo muy personal de presentar, no un instante de la realidad de la calle, sino una parte concreta de ese instante, aquella en la que radica el mayor índice de interés. Puede que lo novedoso sea precisamente ese vistoso y llamativo verde.

    El personaje, visto de espaldas, intriga lo suficiente como para hacerte algunas preguntas, pero realmente lo que intriga y capta la atención son las miradas que, desde el expositor del quiosco, exploran al espectador.

    Un abrazo,

    ResponElimina

Toggle menu